Singulares dedicatorias en los libros

Aparecer en la dedicatoria de algún libro debe ser del todo emocionante, hay algunas dedicatorias que van más allá de uno o varios nombres, repasemos algunas dedicatorias interesantes y por demás, singulares.

A la memoria de Aguedilla, la pobre loca de la calle del sol, que me mandaba moras y claveles. Juan Ramón Jiménez, Platero y yo


La idea para este libro me fue sugerida por un niño en un colegio que había ido a           visitar, quien me pidió que escribiera un libro llamado El castillo ambulante. Escribí su nombre, y lo guardé en un lugar tan seguro que no he sido capaz de encontrarlo. Me gustaría darle las graciasDiana Wynne Jones, El castillo ambulante


Aquí debería estar tu nombre. Rubén Bonifaz Nuño, El manto y la corona


¿Se puede dedicar un libro a una gota de agua salada? Cuca Canals, Llora, Alegría


A Conchita, mi mujer desde hace cuarenta años. Nuestro amor es ya casi un incestoJaime Campmany, El pecado de los dioses


Esto se presenta como un libro de ficción y no está dedicado a nadieCharles Bukowski, Cartero


Mi primer padrastro solía decir que con lo que no sé se podría llenar un libro. Aquí está. Tobias Wolff, Vida de este chico


A la memoria de mi padre (1897-1971), que fue químico y buena gente. Mario Benedetti, Primavera con una esquina rota

Anuncios

2 comentarios en “Singulares dedicatorias en los libros

¿Y tú que opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s