10292301-maupassant-ses-amis-ses-maitresses-ses-mentors

De lucidez y desasosiego: Guy de Maupassant

«Tengo miedo de mí mismo, tengo miedo del miedo, pero, ante todo, tengo miedo de la espantosa confusión de mi espíritu, de mi razón, sobre la cual pierdo el dominio y a la cual turbia un miedo opaco y misterioso».

Guy de Maupassant

ChYKG45WwAEE08hAtormentado por alucinaciones continúas relacionadas con la muerte, espíritus, apariciones y sombras; Maupassant retrató en muchas de sus obras su enfermedad y su sufrimiento. La obra de este autor puede dividirse en novela y cuento y es en estos últimos en los que encontramos su obra más prolífica: casi 300 cuentos en su haber, de los cuales tenemos desde cuentos que hacen sátira del gobierno, las costumbres, la vida del pueblo francés hasta las ficciones más tétricas donde se expone prolíficamente su enfermedad mental y alucinaciones más álgidas, es pues esta última etapa en las que concentraré la información porque además de dar a conocer su obra, pretendo crear empatía con las enfermedades mentales que aún en este siglo son estigmatizadas. Seguir leyendo

cropped-0429-oliverjeffers1.jpg

¿Qué tan importante es leer?

 

Como habrán leído en el título, en esta ocasión, hablaremos sobre las ventajas, los beneficios, lael-regalo-reyes-magos-o-henry-L- importancia de la lectura y ¿por qué no? la escritura; este tema se me ha insinuado en los últimos días ya que constantemente estamos rodeados de información, de datos y pues bien, me surgió la inquietud de escribir sobre ello ya que he estado escuchando bastantes “podcast’s” de diverso índole (si les gustaría que hablara más sobre ellos, déjenmelo saber en los comentarios) entre ellos literatura y ciencias, todo esto inmerso en un ámbito de cultura del que se pretende empapar a la sociedad.  Al consultar el número de visitas  -100 a 150 por emisión- me ha parecido terriblemente triste por el hecho de que somos miles, es más, millones en mi país y saber que solo de 100 a 150 personas se inmiscuyen en este tipo de contenido me hace pensar en demasiadas cosas. Sé por supuesto que hay más vías, medios donde se puede estar informado (no pretendo que todos escuchen podcast) el punto es que al pensar en la cultura y el fomento de esta me nació la inquietud de la investigación sobre conocer en que me ayuda ser lector. Sin más os dejo una frase que resume en gran medida esta entrada:

“Importa, para que los individuos tengan la capacidad de juzgar y opinar por sí mismos, que lean por su cuenta”.–Harold Bloom

En mi experiencia como lectora durante mi vida y al parecer de varias fuentes de consulta, los beneficios de leer resultan desde obvios hasta sorprendentes; como habremos leído en alguna ocasión además de los muchos y muy claros beneficios de la lectura se encuentran en el ámbito de la dicción, por ejemplo: leer te ayuda a tener una dicción cada vez más refinada (más exacta), te ayuda a conocer palabras que no solemos usar en nuestra jerga diaria, además de desarrollar habilidades imaginativas, tener un cerebro más pro- activo, el cuál, mediante las conexiones cerebrales interneuronales que se producen durante la lectura, contribuyen a mantener una vida útil más prolongada -cerebralmente hablando- es decir, (en términos generales, evita la pronta degeneración neuronal y en términos más llanos, evita que tengamos demencia a temprana edad) leer además te conecta con tu interior, descubres que al saber tus géneros y autores predilectos tienes un reflejo de tus ideas y emociones expresadas en palabras de otros. Creo que hay libros que nos ayudan a crecer, a ser mejores, pero también hay libros que nos enseñan, de los que aprendemos ya sea ciencia, sociedad, política, no importa el ámbito, la lectura es sí o sí, enriquecedora.
tumblr_llrmnuseOJ1qzb5wzo1_1280
En cuanto a las habilidades cognitivas, más allá de fisiológicas, no diré que leer nos hará más inteligentes, pero si desconoceremos menos. Leer es un gran incentivo para investigar, para saber más, despierta la curiosidad (que advierto es interminable) al conocer distintas formas de pensar, coincides o rechazas totalmente, he ahí el nacimiento de la consciencia propia. El lector ávido es un ser pensante que tiene muchas capacidades, tanto intelectuales como filosóficas, tampoco te diré que leer te hará mejor persona, pero quizá si que te haga más consciente para muestra de ello  recomiendo: Ensayo sobre la ceguera de José Saramago. (la reseña aquí)
Ahora bien, he escuchado decir a algunos amigos que la lectura no les apetece del todo y mi respuesta es que para ser un lector no tienes que leer novelas solamente, o tener todo el tiempo para seentarte, leer y no levantarte hasta pasadas 10 horas, no, puedes leer lo que desees, cuando desees y cuanto desees. Además existen muchos géneros, bastantes de hecho que no tienen nada que ver con muchas de las lecturas actuales, para muestra un botón: tenemos desde periodismo hasta manuales de hagálo usted mismo. Este además es un reconocimiento a mis amigos y comunidad bloguera, esta labor es muy útil y me da gusto que cada vez seamos más.
La lectura, la compañía de las palabras, son en definitiva un barco, si lo abordas, no lo querrás dejar jamás lo prometo. Nos leemos pronto.
Por cierto les recomiendo los libros de Harold Bloom que explican como leer y por qué leer, una guía muy útil para reflexionar sobre nuestra forma de leer.
Separador (1)

“En definitiva, leemos…para fortalecer nuestra personalidad y averiguar cuáles son sus auténticos intereses”–Harold Bloom

Besos, Firma

cuento

Reto de cuentos latinoamericanos ¡Cumplido!

¡Hola! Pesé a que no creí que lo haría: ¡terminé el reto!

tumblr_inline_nqcqsyaMXv1tq5e6u_500

Les recuerdo que hace algunos meses me puse este reto/meta de leer 12 cuentos latinoamericanos esenciales para conocer un poquito de cada país mediante sus exponentes en cuento, les escribiré un poco de cada cuento a continuación y el país al que pertenecen:

  • El Guardagujas, Juan José Arreola. (México) Posiblemente el mejor cuento de literaturamexico fantástica escrito en México en el siglo XX, fue publicado en el libro: Confabulario. La belleza de este cuento radica en las múltiples interpretaciones que puede adquirir, destaca por supuesto la sátira al sistema ferroviario en México y la industria. El autor conjuga lo fantástico y lo real en este cuento lleno de laberintos, uno de los grandes.

  • No oyes ladrar los perros, Juan Rulfo.(México) Rulfo, de mis favoritos. El llano en llamas es un compendio fenomenal con cuentos para todos los gustos y estilos, este es muy bueno en particular porque nos habla de paternidad, de costumbres, si pueden escúchenlo leído por él.

  • La noche boca arriba, Julio Cortázar. (Argentina) Diré solamente esto: La noche boca arriba es argentinaun cuento muy corto que tiene una interesante vuelta de tuerca. Trata sobre un joven de una ciudad que al salir de un hotel tiene un accidente en motocicleta por querer evitar el choque con una mujer y es trasladado al hospital. Esto para dejar que ustedes descubran la trama, los cuentos de Cortázar tienen ese toque fantástico que sienta muy bien.

  • El Aleph, Jorge Luis Borges. (Argentina) ¡Wow! este cuento me dejo con los ojos en blanco, es que esa forma de escribir, ese desdoblamiento de la trama, no hace más que aumentar mi admiración por él, fue un cuento que me gusto considerablemente, chispa pura, sobre todo el inicio y del medio al final, ¡Wow! sé que no dije mucho, pero es sublime, lo prometo.

  • En memoria de Paulina, Adolfo Bioy Casares.(Argentina) Pedazo de cuento, parece mucho una novela corta, Bioy Casares y los sentimientos, uff. Convierte esta historia en una narración intima, dolorosa, empática, triste, muy triste, es bellísimo.

  • Solo vine a hablar por teléfono, Gabriel García Márquez. (Colombia) ¿Cómo no? Tenía que leer colombiaun cuento de uno de mis favoritos, este cuento en específico pertenece al libro: Doce cuentos peregrinos, escritos por GGM durante 18 años, son los cuentos más “modernos” que escribió, este en particular tiene una trama que muchos hemos pensando, (ojalá a ninguno le haya pasado) en verdad, sólo diré que una serie de equivocaciones y circunstancias llevan a una mujer a ser encerrada y nadie cree una palabra de lo que dice; esto más la narrativa hacen de este un estupendo cuento. Aunque si se me preguntara que cuento recomiendo de García Márquez para conocer su estilo diría: Monólogo de Isabel viendo llover en Macondo, una verdadera joya.

  • Bienvenido Bob, Juan Carlos Onetti. (Uruguay) Este cuento nos habla sobre la necesidad deuru aferrarse a la juventud; nuestro protagonista vuelve una y otra vez sobre sí mismo con distintas metáforas, un gran cuentista Onetti, leeré más de él.

  • El almohadón de plumas, Horacio Quiroga. (Uruguay) Nuestro Poe, sin afán de comparar, pero a mí me gusto bastante este cuento, es corto; escrito magistralmente con un dejo de paranormal y terror, lo tiene todo. Lean a Quiroga en verdad no se arrepentirán.

  • Míster Taylor, Augusto Monterroso. (Guatemala) Leí a Monterroso hace años, 10 más o menos y no recordaba mucho dguatemalae sus cuentos, esté me ha gustado mucho, nos habla sobre la reducción de cabezas, un poco macabra la idea, pero muy bien desarrollada sin caer en el morbo ni cosas así.

  • La insignia, Julio Ramón Ribeyro. (Perú) Un cuento muy bueno, que incluye logias
    y secretos, peperúro lo que lo hace grande son las palabras que utiliza.


  • Paseo nocturno, Rubem Fonseca. (Brasil) Un cuento con un giro de tuerca brasiltotalmente inesperado, divertido, recomendable al 100%, el más corto me parece.

  • Sensini, Roberto Bolaño. (Chile) Sin duda, mi cuento favorito. Tiene algo que mechile recuerda a Kafka, es precioso. Nos narra la relación epistolar de dos escritores que se conocen accidentalmente, a mí me pareció que fue una experiencia personal, lo desconozco. Un cuento especial, sensitivo, pulcro y todos los adjetivos posibles, voy a leer más de Roberto Bolaño porque me estaba perdiendo de mucho.

Aquí puedes ir al post de este reto, donde te deje los links a cada cuento para leerlos online.

-Y por acá puedes ir a la sección de retos que aun me faltan por cumplir.

 

¿Como va su reto?, ¿Han leído algunos de estos cuentos?, ¿Qué otros cuentos latinoamericanos me recomiendan? 

F28C775CFEC6B1CE06A3309033F3CAE6

Libro_Los_Viejos_Abuelos_Foto_68

A propósito del día internacional del trabajo

Hay ciertos días en que gusto considerar al blog como uno de «variedad» (aunque no cumpla con los parámetros) por lo que esa cuestión me tiene escribiendo hoy día, demos paso a un poco de verborrea personal: me gusta la historia y estudiar los movimientos sociales que han llevado a la sociedad a cambiar, evolucionar o retroceder, según sea el caso. Hoy que es el día internacional del trabajador quiero recomendarles un libro, mejor dicho, un manifiesto. Sí, acertaron, se trata del manifiesto comunista y ¿Por qué lo hago? Bien, en una sociedad donde el salario mínimo aumenta al igual que los costos y se ven perjudicados ciertos trabajadores de las industrias más grandes y con más empleados [Me refiero concretamente a EE. UU.] es válido recordar el porqué de esta conmemoración y es más válido aún recordar los derechos del trabajador de cualquier industria.

El primer día del mes de mayo se considera una jornada de lucha reivindicativa y de homenaje a los Mártires de Chicago los cuales fueron ejecutados en Estados Unidos por su participación en las jornadas de lucha por la consecución de la jornada laboral de ocho horas, que tuvieron su origen en la huelga iniciada el 1 de mayo de 1886 y su punto álgido tres días más tarde, el 4 de mayo, en la Revuelta de Haymarket. A partir de entonces se convirtió en una jornada reivindicativa de los derechos de los trabajadores en sentido general celebrada en mayor o menor medida en todo el mundo, abogaban hacer valer la máxima de: «ocho horas para el trabajo, ocho horas para el sueño y ocho horas para la casa». No fue un movimiento nuevo ni mucho menos, tiene sus bases en predecesores, si quieres leer la historia completa, puedes leerla aquí.

Volviendo al tema de los libros, quiero hablarles del manifiesto comunista, el cuál fue redactado por Marx y Engels a solicitud del segundo congreso de la Liga Comunista y publicado en Londres en 1848, este Manifiesto tardó poco en desbordar los límites de su inicial condición coyuntural, hasta el punto de llegar a tener en el último siglo y medio una difusión sólo comparable con la Biblia y una influencia, como documento político clásico, de radio acaso sólo parejamente alcanzado por la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano.

aEste manifiesto se editó en varias ocasiones, con distinto prólogo para cada edición, acorde con la situación actual y/o el país donde sería lanzado, en este tipo de libros no puedo decir propiamente si me parece bien o no, porque es parte de una ideología, de una forma o corriente de pensamiento que es complicado de juzgar, yo he leído este libro ya que me gusta la idea del comunismo, el contexto y demás, si les llama la atención y quieren conocer más a fondo esta corriente de pensamiento, podrán comprender lo necesario que es examinarlo y estudiarlo para formar una idea más amplia y si no les gusta, también léanlo, ya que solo podremos juzgar lo que conocemos, a mí me ha parecido que concentra las principales ideas a manera de grandes capítulos, que muestran desde distintos puntos de vista a la población. En tiempos de cambio de cualquier tipo, vale recordar lo siguiente:

“Los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla”.

Puedes encontrar este manifiesto libre en la red, o si lo deseas en físico puedes -conseguirlo aquí en español-

libros-miedo

Recomendaciones de los lectores

(Si no has dejado tu recomendación aún, escríbela en los comentarios y la adjuntaré a este post)


Lo prometido es deuda, aquí les presento la recopilación de sus recomendaciones, gracias por colaborar, todos son excelentes títulos, espero pronto comentarlos con ustedes, que tengan un excelente fin de semana.



descargaCONTARLOENSILENCIO nos escribe: Entre tantos me quedaría con “Primavera con una esquina rota” de Benedetti, por el hecho de que en tanta simpleza logró encantarme y me permitió entender la belleza del desencanto. Una de las maravillas de Benedetti desde el exilio.

descarga (1)

S.D. nos dice: “Q” de Luther Blisset. “La Tumba” de José Agustín Ramírez. La saga de Héctor Belascoarán Shayne de Paco Ignacio Taibo II. Entre muchos otros :3

 

 

 

descarga (2)PAGINASDENIEVE nos comparte: “Sé que hay muchísimos y es difícil decantarse por uno, pero en la actualidad, donde cada vez es más difícil que algo te sorprenda, me quedo con “Perdida”, que logró atraparme.”

descarga (6)

POECRAFT nos invita: “Libro de sueños, de Borges. Porque exploras el otro mundo, el de la inconsciencia.”

BLONDYLAN nos recomienda: “Pedro Páramo sería el libro que más sensaciones me ha provocado. Me hizo conocer otra cara del horror: un horror metafísicdescarga (3)o y terriblemente familiar. Recuerdo las historias de fantasmas que solía contar una de mis tías: pueblos fantasmas donde los vivos se confunden con los muertos; murmullos y dolor; un páramo desolado donde uno se cuestiona si no estaremos habitando el mismo infierno…”

VALERIA nos expresa: “Uno de los últimos que estoy releyendo es “Indigno de ser descarga (4)humano”, de Dazai Osamu. Es una historia magnífica en la que la humanidad es cuestionada en múltiples facetas; pudiendo generar ciertos debates para perpetuar el insomnio.”

descarga (5)MARTHIS nos comenta: “Yo les recomiendo “Dime quien soy” de Julia Navarro, es una historia increíble y con un final fascinante. Es de esas novelas históricas que te cuesta despegar los ojos del libro hasta terminarlas.”

HERNAN  nos señala: “Que difícil… Me inclino por dos libros dedescarga (7) cuentos de Borges, “Ficciones” y “El Aleph”, porque encendieron mi imaginación como ningún otro.”

LAHIJADEK ndescarga (8)os expone: “Uff… es muy difícil elegir sólo un libro de entre todos los que he leído y que me han marcado… pero creo que me voy a inclinar por “La sombra del viento” de Carlos Ruiz Zafón. Es un libro maravilloso, con una historia
que te atrapa de principio a fin y que te cala tan hondo, que incluso después de terminarlo, sientes que te une un vínculo especial a sus personajes. La historia habla del amor más allá de la muerte, de los sueños, de las palabras, de los libros, de las injusticias y de las superaciones. Desde la primera página, la historia de Daniel, su protagonista, te lleva de nuevo a la infancia y a recordar cosas que creías olvidadas. Pero después llega Julián Carax y te enamora completamente.

Pero no es sólo la historia lo que me gusta de este libro, sino también la forma en la que está escrito. Todos los libros de este autor tienen un estilo parecido, pero éste sin duda es la culminación. El lenguaje es claro y muy bello. Hay partes que de verdad te hacen llorar, y otras que te producen carcajadas. Lo que sienten los personajes lo sientes tú también, por eso no puedes dejar de leer.
Definitivamente, “La sombra del viento” es un libro que todo el mundo debería leer.”

v

 

 

el-juan-que-cualquiera-quisiera-ser-mayo-16

Carta de Fernando del Paso a Juan Rulfo

Juan Rulfo es probablemente de los autores más consagrados del país, con solo dos libros escritos consiguió expresar la voz del pueblo, la narrativa de las clases trabajadoras y del más bajo escalón social, en sus historias transmitió de una forma majestuosa la esencia de la nacionalidad, la injusticia, las costumbres y tradiciones de todo un país con alto predominio de comunidad rural. Este fragmento lo he tomado de la revista Letras libres.

 8 de enero de 1986, Fernando del Paso, que en ese entonces trabajaba en Radio Francia Internacional, se enteró de la muerte de Juan Rulfo. “Era cerca de la una de la mañana, la hora de recolectar los cables para elaborar el primer noticiero de la noche que debería transmitirse por onda corta a todo el continente latinoamericano. Yo era el periodista y locutor en turno de esa noche. Anuncié, si no al planeta entero, sí al mundo de habla hispana el fallecimiento del escritor mexicano Juan Rulfo.”

Aun cuando sabía que tanto él como Rulfo padecían “una especie de alergia a la correspondencia”, Del Paso lamentó no haber escrito esa carta a su amigo. Acaso impulsado por ese arrepentimiento, en los días siguientes, grabó un programa de radio que tituló “Carta a Juan Rulfo” –donde alternaba sus palabras con la voz de Rulfo, tomada de un disco de la serie Voz viva de México–. “En ese programa, yo le contaba todo lo que había pasado en todos esos años, le preguntaba cómo estaban su esposa Clara y sus hijos, y le pedía que me disculpara por mi largo silencio.”



Carta a Juan Rulfo:

¿A que no sabes con qué me salieron el otro día, Juan? Ni te imaginas. No sabes las cosas que dice la gente cuando no tiene nada que decir. Pues fíjate que andaba yo por París, porque te dije que venía a París, ¿no es cierto? Bueno, te lo estoy diciendo. Andaba yo por aquí. No te diré que muy quitado de la pena porque ahorita tengo varios problemas que no viene al caso contar, cuando de sopetón, así, de sopetón, me dicen que nos habías dejado: que te habías ido.

Mira, tengo que confesarte que cuando me lo dijeron estaba tan hundido en mis preocupaciones, como te decía, que casi no me di cuenta cabal de lo que me estaban contando. Y después, fíjate lo que son las cosas, esa misma noche, yo di la noticia por la radio. Yo, imagínate, Juan, diciéndoles a todos lo que yo mismo no había entendido. Porque lo que me dijeron no fue que se había ido el escritor Juan Rulfo, no; lo que me dijeron fue que se me había ido un amigo. Y yo no lo supe sino poco a poquito, poco a poquito y de repente también, sí, de repente, cuando escuché tu voz, cuando puse el disco de Voz viva de México de la Universidad donde leíste “Luvina” y “¡Diles que no me maten!”. Y esa voz me caló muy hondo. Porque esa voz, esa voz, yo la conozco muy bien.

Perdóname, Juan, perdóname si no te escribí nunca, pero como me habían dicho que tú jamás contestabas una carta, pues yo dije: Entonces para qué le escribo. Y ahora me arrepiento; me arrepiento, Juan. Ahora quisiera que tú hubieras tenido varias cartas mías aunque yo no tuviera ninguna tuya. En serio. Me arrepiento porque yo tuve la culpa. Yo fui el que me fui de México, ¿no? Y no te escribí. Me duele porque no se pueden pasar tantos años, creo que dieciséis desde que salí, sin escribirles a los amigos, ¿no es cierto? No es cuestión nada más de decir, como fray Luis, “como decíamos ayer”, porque no, no fue ayer, sino hace muchos años cuando nos reuníamos una y hasta dos veces por semana, ¿te acuerdas?, en el café del sanatorio Dalinde. Allí se nos iban las horas. ¡Qué las horas! Ahí nos pasábamos años y felices días platicando y fumando como chacuacos. Quien nos hubiera visto, a veces tan serios, habría pensado que nomás hablábamos de literatura. Y sí, claro, platicábamos de Knut Hamsun y de Faulkner y de Camus y de Melville, todo revuelto. De Conrad, de Thomas Wolfe, de André Gide. Nunca conocí a nadie que hubiera leído tantas novelas. ¿A qué horas las leías, Juan? Se me hace que a veces hacías trampa. Pero también te decía, ¿te acuerdas?, nos dedicábamos al chisme como dos comadres, ni más ni menos.

Y a veces, de pronto, tú te ponías a hacer literatura sin darte cuenta. Te ponías a contarme historias que yo no sabía si eran ciertas o eran puras invenciones, o si se iban volviendo ciertas cuando las estabas inventando. Me acuerdo muy bien, Juan, muy bien, como si te estuviera oyendo.  



 Artículo completo aquí

600x200_congreso_escritores_peru

Te recomiendo 4 libros de: No-ficción

Buen domingo y pre-inicio de semana para todos :D, en días de celebraciones por nuestros muy amados libros, nada mejor que celebrarlo leyendo. Hoy les presento de nuevo esta sección de recomendaciones con un género que disfruto por varias razones, entre ellas el hecho de que son historias creadas a partir de la realidad, que a decir verdad muchas veces preferiría que fueran ficción.


  1. La sonrisa de Mandela, John Carlin. Hay escritos muchos libros, reportajes, artículos, films y vídeos sobre el ilustre hombre que fue Nelson Mandela, en este libro, el periodista John Carlin nos lleva a través de su experiencia como periodista y seguidor de la vida y la obra de Mandela, una narración que se vuelve íntima a través de las páginas y que nos deja conocer: el pragmatismo, la cordialidad, la forma de pensar y gobernar de este ilustre y fallecido hombre, de esos que aparecen pocas veces sobre la faz de la tierra. (Lee la reseña que he hecho: aquí.)
  2. La noche en que Frankenstein leyó el Quijote, Santiago Posteguillo. El mundo de la literatura ha estado teñido de sangre, fraudes, robos de identidad, misterios y demás, en este libro de una manera muy amena y divertida el autor nos presenta fragmentos de lo más interesante de la literatura, ¿Cómo se llegó a escribir tal o cuál libro? ¿Qué libros estuvieron prohibidos? Un libro de lo más interesante. (Lee la reseña que he hecho: aquí.)
  3. La noche de Tlatelolco, Elena Poniatowska. México, mi país, ha sufrido muchísimos casos de violencia e injusticia; disfrazados con pantallas de humo, uno de ellos es precisamente este suceso de la vida nacional. A manera de entrevistas Elena Poniatowska retoma esta historia desde el inicio, las marchas previas, el momento culme y lo que sucedió después, un libro que todo mexicano y no mexicano debería leer. (Lee la reseña que he hecho: aquí.)
  4. Instrucciones para vivir en México, Jorge Ibargüengoitia. Uno de mis autores favoritos, este libro fue hecho mediante la recopilación de artículos publicados por Jorge en el periódico para el que escribía en la columna de opinión, narra la vida nacional a manera de sátira y lo mejor/peor de todo es que nada es ficción, por más que lo deseemos intensamente. (Lee la reseña que he hecho: aquí.)

cropped-libros-ladrona.jpg

Recomiéndanos un libro


Buen día, hoy como sabrán se celebra el día del libro y, haciendo uso de este blog me gustaría hacerles una pequeña propuesta: quisiera que nos recomendemos libros, ese que les hizo repensar la vida, reír, llorar, dramatizar (historia real), ese libro que les gusta demasiado y quieren que otros lo conozcan. Así que escríbanme en los comentarios su libro favorito y una pequeña semblanza de lo que les hizo sentir o la razón del porque les gusto tanto y al final de la semana escribiré un post con todos sus comentarios para que sea más visual y más sencillo de consultar. Gracias de antemano por su colaboración, felices lecturas y ¡Larga vida a la lectura!


121117024658-spain-fernando-savater-philosopher-writer-story-top

Fernando Savater: Palabras sobre la soledad

¿Qué sucede cuando te quedas sin motivos para querer vivir, pero tampoco deseas morir?

Hace poco leí un artículo que me dejo partida a la mitad, así tal cual, se trata de una entrevista para el periódico: El Clarín, realizada por Raquel Garzon al filósofo y escritor Fernando Savater, donde la conversación se centro en la pérdida de las esperanzas y en la tristeza y de como no superarla (porque en ocasiones el tiempo, aunque aligera la carga no la desaparece), como se vive con dolor y como se vive con la nostalgia como sombra y compañera. Savater perdió a su mujer víctima del cáncer el pasado año, con quién no termino en ese entonces un proyecto a manera de ensayo y semblanza de sus escritores favoritos y que recientemente se ha publicado, más por su recuerdo que por deseo del escritor.

Les reproduzco una parte de la entrevista y al final les comparto el link a la entrevista completa en el portal de noticias.



“Yo doy por acabada mi vida. No creo que vuelva a escribir. Ya no me hace ilusión nada”, dice ahora Fernando Savater. Y llora. Autor de una treintena de libros y excatedrático de Etica y de Filosofía y Literatura, Savater se quita los anteojos y enjuga el llanto al recordar a su mujer, Sara Torres, muerta hace un año.

–¿Cómo se siente ante el libro que Sara firma pero que no llegó a ver?

–Yo acabé el libro con grandes dificultades. Empecé a escribirlo con mucha ilusión, porque ella estaba allí… [Savater se emociona. Todo lo que sigue lo dirá secando sus lágrimas y eligiendo cada palabra como quien estudia dónde pone el pie ante la amenaza de un pantano]. Yo en el fondo escribía para que ella me quisiera más. Todo lo que yo escribía se lo daba y ella lo leía, lo comentábamos, y el placer era que a ella le gustase. Fue muy difícil acabar. Pero me hubiera parecido una traición dejarlo a la mitad, aunque me considero totalmente incapaz de volver a escribir. Hago articulitos en la prensa porque hay que seguir comiendo… Aprendí que perder las ganas de vivir no quiere decir que uno tenga ganas de morir. Siempre creí que eran vasos comunicantes, que uno subía y el otro bajaba… 

–¿Y no es así?

–He descubierto que no. No puedes tener a la vez ganas de vivir y ganas de morir, pero en cambio puedes, a la vez, no tener ganas de vivir ni ganas de morir. Y es el punto en el que estoy. Ella durante la enfermedad hablaba de que yo escribiese algo sobre nuestra relación. No sé si podré, tampoco estoy seguro de que tenga interés. 

–Quizá no es tiempo todavía.

–No sé. Nunca he entendido muy bien los consuelos o la impaciencia que la gente siente contra las personas que están tristes. “¿Cómo? ¿Todavía estás…?” Pavese en El oficio de vivir decía que la gente trata a los tristes como trata a los borrachos: “Bueno, siéntate, a ver si se te pasa…”  Yo conozco cosas que no cura el tiempo. Para mí, al contrario, empeora en muchos aspectos. Porque lo habíamos pasado tan mal, yo la había visto sufrir tanto que la muerte no era la muerte, sino el final del sufrimiento. Pero ahora la muerte es la muerte. Y entonces, para mí es ahora peor que cuando pasó. Pero eso es parte de la exploración que hace uno de sí mismo, en estos casos.

–¿De una nueva fragilidad?

–Sí. Además hay algunos que hemos sido muy neófitos en esto del sufrimiento. Yo nunca había hecho nada sin alegría, todo lo hacía desde la alegría. No sabía que se podía estar tanto tiempo triste…

Enlace a la entrevista completa

 

BOG04 - CARTAGENA (COLOMBIA), 24/03/07.- Portada de la edición conmemorativa de "'Cien años de soledad", del premio Nobel de literatura colombiano Gabriel García Márquez, que será lanzada y puesta a la venta el próximo lunes 26 de marzo, en el IV Congreso Internacional de la Lengua Española que se celebra en Cartagena de Indias. La edición especial de 756 páginas fue preparada por la Asociación de las Academias de la Lengua Española y editada por Alfaguara como homenaje a Gabo, que este año celebra su 80 aniversario, los 60 de la publicación de su primer cuento, los 40 de publicación de "Cien años de Soledad' y los 25 de haber recibido el premio Nobel. EFE/Ricardo Maldonado

Gabriel García Márquez|Un discurso sobre la cultura

 

Hoy, al recordar el aniversario luctuoso de este escritor que dejó este mundo en el 2014, me gustaría comentar un poco sobre él; leí en uno de sus prólogos (concretamente “Relato de un náufrago”) un fragmento que me pareció importante rescatar, él decía: “Me deprime la idea de que a los editores no les interese tanto el mérito del texto como el nombre con qué está firmado, que muy a mi pesar es el mismo de un escritor de moda.” Yo solía tener este tipo de prejuicios con los autores ganadores de nobel o best seller’s por un “prejuicio” (valga la redundancia) erróneo sobre su fama, por supuesto no todos los best seller son libros buenos o todos son malos, todos tenemos gustos lectores distintos que son tan variopintos como cantidad de libros hay en el mundo.



El punto es que me encontré con un discurso que ofreció en un homenaje hacia él en Cartagena durante la jornada inaugural del IV Congreso Internacional de la Lengua Española, me pareció interesante reproducir algunos fragmentos de este:

Ni en el más delirante de mis sueños, en los días en que escribía Cien Años de Soledad, llegué ggma imaginar que podría asistir a este acto para sustentar la edición de un millón de ejemplares. Pensar que un millón de personas pudieran leer algo escrito en la soledad de mi cuarto, con 28 letras del alfabeto y dos dedos como todo arsenal, parecería a todas luces una locura.

Pero no se trata ni puede tratarse de un reconocimiento a un escritor. Este milagro es la demostración irrefutable de que hay una cantidad enorme de personas dispuestas a leer historias en lengua castellana, y por lo tanto un millón de ejemplares de Cien Años de Soledad no son un millón de homenajes al escritor que hoy recibe, sonrojado, el primer libro de este tiraje descomunal. Es la demostración de que hay millones de lectores de textos en lengua castellana esperando, hambrientos, de este alimento.

El desafío es para todos los escritores, todos los poetas, narradores y educadores de nuestra lengua, para alimentar esa sed y multiplicar esta muchedumbre, verdadera razón de ser de nuestro oficio y, por supuesto, de nosotros mismos. 

Gabriel García Márquez