Reseña | Se busca una mujer, Charles Bukowski

f6bfddc2-81c7-49fa-b189-ae127fc68657SINOPSIS: En este libro ambientado en Los Ángeles se nota la continua presencia de la gran urbe en toda la escritura de Charles Bukowski, ciudad infernal, a pesar de estar situada en medio de paraíso californiano, sueño de todo pobre ciudadano USA, con sus naranjas, su sol y su vino, vino del que Bukowski da buena cuenta toda su vida, como el whisky, como la cerveza, que habrán de ser, inevitablemente, su fuente de inspiración.

Ficha



Título: Se busca una mujer      Título: Charles Bukowski      Año de publicación: 1990      Género: Narrativa, Relatos      Páginas: 272      Editorial: Anagrama

-Comprálo aquí en español-



Primer acercamiento a un autor sobre el cual las opiniones son variopintas, a algunos les gusta muchísimo, mientras que a otros les disgusta totalmente. Me acerque a este autor por su libro de relatos, ya que previamente había leído un par de ellos y me atrajo esa forma desenfadada de escribir. Bukowski es de esos escritores que se lee por muchas razones, ya sea morbo, ganas de algo diferente, más crudo o más real, él escribía sobre mucho y sobre nada, es decir sobre cosas cotidianas y situaciones que sucederían si, por ejemplo: aceptaras un aventón de un desconocido, si decidieras ir al departamento de un chico (a) o si atendieras a un anuncio de una ventanilla de cualquier auto (haciendo alusión al título del libro).

Bukowski escribía sobre el tipo de cosas sobre las que se comenta pero que pocas veces se escriben. Al leer sus relatos muchas veces me sentía leyendo un guion de alguna película de los años 70s. De hecho, pienso que muchos de sus relatos podrían adaptarse fácilmente en otras plataformas.

Si no te has acercado a este escritor te recomiendo hacerlo, si, no es escritor usual, sus libros reflejan mucho un realismo callejero, duro, sin finales felices, pero es una forma de conocer a la sociedad, en este caso la sociedad estadounidense post-gran guerra, donde el alcohol figuraba en la gran mayoría, donde los padres desempleados pocas veces atendían a sus hijos y donde era necesario criarse a uno mismo. Si lo leíste y no te gusta su narrativa, puedes intentar con su poesía. Por mi parte seguiré leyendo a este autor para conocer más y tener una opinión más amplia.

Si te gusta Charles Bukowski puedes intentar con: William S. Burroughs, Ernest Hemingway y Jack Keuroac.

Anuncios

Poesía: A solas con todo el mundo, Charles Bukowski

Este es mi poema favorito, imprime en el esas cosas que todos sabemos pero que no se escriben, espero les agrade.



A solas con todo el mundo

La carne cubre el hueso
y dentro le ponen
un cerebro y
a veces un alma,
y las mujeres arrojan
jarrones contra las paredes
y los hombres beben
demasiado
y nadie encuentra al
otro
pero siguen
buscando
de cama
en cama.
La carne cubre
el hueso y la
carne busca
algo más que
carne.

No hay ninguna
posibilidad:
estamos todos atrapados
por un destino
singular.
Nadie encuentra jamás
al otro.

Los tugurios se llenan
los vertederos se llenan
los manicomios se llenan
los hospitales se llenan
las tumbas se llenan

nada más
se llena.

Imagen-animada-Cafe-05



Poesía. Todo, Charles Bukowski


Los muertos no necesitan aspirina
ni pena.
Supongo

Pero tal vez necesiten lluvia
No zapatos,
pero un lugar donde caminar.

No cigarros,
nos dicen,
pero un lugar para arder.

O nos han dicho:
espacio y un lugar donde volar
podrán ser lo mismo.

Los muertos no me necesitan.
Ni tampoco los vivos.

Pero tal vez los muertos se necesitan
a sí mismo.

De hecho, los muertos tal vez
necesiten todo
lo que nosotros necesitamos.

Y nosotros necesitamos tanto.
Si tan sólo supiéramos qué.

Tal vez sea todo.
Y probablemente moriremos
tratando de obtenerlo.
O moriremos
porque no lo obtenemos.

Espero que entiendas,
cuando yo esté muerto

Que obtuve
lo más que pude.