tumblr_nxrwpgtyjC1udeemro1_1280

Relato | El brazo derecho de mi padre, Juan José Millas

   Mi padre no se dio cuenta de que apenas me había abrazado hasta que perdió el brazo derecho en un accidente laboral por el que estuvo cuarenta días hospitalizado. Cada vez que iba a verlo, yo le miraba el brazo que no tenía como si fuera más visible que el izquierdo. Pero la ausencia, claro, carecía de volumen. Era un brazo de aire. Aquel empeño en observar lo inexistente no me facilitó ninguna conclusión, pero sí una cantidad de extrañeza que por la noche, en la cama, intentaba digerir inútilmente. Quería preguntar a mi madre qué habían hecho con el brazo amputado de papá, pero una especie de instinto me decía que se trataba de una pregunta indecorosa.

Seguir leyendo

collage-1

Relato corto |La agonía de las flores, Fernando Clemot



En Angola, a unos cien kilómetros al sur de la ciudad de Saurimo, encontramos lo que parece una hoja palmeada, perfecta, con sus nervaduras marcadas, muy semejante a las que vemos en las plataneras de nuestros parques. Frente a ella, casi enfrentada, hay otra hoja más pequeña, reniforme y dicótoma, con tonos que en algunos puntos se acercan al morado; esta segunda hoja esta centrada sobre el parque nacional de Cameia. Calculo que la primera hoja tiene, desde su base a su ápice, la superficie aproximada de Italia y la segunda una extensión equivalente a la de Holanda.

Seguir leyendo

978-84-938429-9-4i2

Narración | La noche, Guy de Maupassant

Hoy les comparto una nueva narración, esta vez de Guy de Maupassant, un relato lleno de poesía y casi una oda a la noche; un relato que nos sumerge en la oscuridad, en las tinieblas de la mano de un narrador que ama la noche y que pronto descubre que todo puede cambiar de un momento a otro. Espero les guste y gracias por escucharme. Un gran abrazo.

Escucha aquí:

Ir a descargar

separador_opt

4d290fcfa865bacfd8225dff5578a322

Olalla | Robert Louis Stevenson (Pdf)

El protagonista de Olalla es un soldado herido, que viaja a España para recuperarse. Allí conoce a una joven misteriosa y encantadora, Olalla, la hija de su anfitrión, y parte de una familia que esconde un secreto abominable.

Es el relato sobre un amor imposible en un escenario natural de fuertes tonos románticos, donde se entrecruzan otros dos motivos: una reflexión sobre el alma y el tema de la licantropía. El caserón señorial de Olalla está engastado en otro tiempo, en la historia de un linaje clausurado dentro del que ella es sólo un último momento de lucidez. La muchacha siente celos de su propia mirada, su pelo y sus manos, y hasta de su propia alma. Cada parte y tiempo de su vida ya vividos y pertenecientes sin remisión al ciclo cerrado de la historia de su gente. Así, el pasado rebosa su cuerpo y se adueñó de sus sentidos, como si  los muertos se resistieran a irse de su sangre. “Hablamos del alma, pero el alma está en la estirpe”, dice Olalla, que no puede entregar en el amor un alma desasida de su propia conciencia. Una naturaleza brava y primitiva rodea al caserón, amenazado por el odio secular de los habitantes de la aldea que ocupa el valle y por una profecía de fuego y destrucción.



Descarga el Pdf¹ aquí: Olalla

¹Este Pdf fue tomado de la Biblioteca Digital ILCE

pinturas-ivan-alifan-una-vision-poetica-mujer-L-DfjBQS

¿Un cuentista mejor que Borges y Cortázar? | Esa mujer, Rodolfo Walsh + PDF

Probablemente este sea el mejor cuento de la narrativa argentina y no es una percepción mía ni mucho menos, verán, en 1999 la editorial Alfaguara realizó una encuesta entre escritores y críticos literarios, la tarea era una: tenían que elegir el mejor cuento argentino del siglo XX, en esta terna hubo escritores de la talla de Borges y Cortázar y cabe decir que eran grandísimos exponentes. Pero, ¿Qué llevó a los participantes a elegir este cuento?

Este cuento tiene una estructura que le hace interesante desde el principio -Carece de nombres-, totalmente, está narrado en primera persona y es rico en diálogos (se dice que cierta porción de este cuento fue tomada de una conversación real). Seguir leyendo

img_6845

Narración: El pan ajeno, cuento de Varlam Shalámov

“El pan ajeno” es una breve narración que cuenta la lucha interna del famélico protagonista ante el trozo de pan que un compañero de fatigas, tan hambriento como él, le ha pedido que le guarde. La descripción de la escena es muy sencilla y lo que más llama la atención es la minuciosidad con que están captadas las dudas y vacilaciones del protagonista, y, al fin, la satisfacción moral por el triunfo del respeto y la amistad por encima del hambre y la necesidad más acuciantes.

Tomado del blog: Narrativa breve

separador



Escucha la narración aquí y excusen la pronunciación del nombre del autor 🙂

Ir a descargar

Judio-Errante

Relato: El tío Judas, Guy de Maupassant

Buen día, en estos últimos días volví a uno de mis favoritos: Guy de Maupassant, ahora mismo preparo una serie de publicaciones sobre él para el blog; que pronto podrán leer. Por lo pronto les presento este cuento donde Guy toma uno de los mitos más socorridos por la literatura: El judío errante. Se los dejo aquí mismo para que lo lean que no es muy largo. Un abrazo, Gaby Seguir leyendo

Gabriela_Carovo_e_Canela

Microrelato: Morena, Manuel Pastrana Lozano



“Te llevarás tu pequeña selva negra en tu cuerpo bello” -le dijo mientras le mimaba con dulzura su pubis oscuro, rizado como su cabello, todavía húmedo, pero aún cálido entre sus dedos cuidadosos. Ella le sonrió y le acarició con finura la cabeza, sin decir nada. “También te llevarás mis ilusiones y mis sueños, mis silencios extasiados, y lo que me decían sólo a mí tus ojos” –pensó, y se abrazó a ella, por última vez, fundido a ese cuerpo desnudo de piel suave, como una porcelana negra, un cuerpo que pronto sería sólo un fantasma remoto en sus recuerdos obstinados. “Y me faltarán tus risas contagiosas con la alegría de un niño ingenuo, que a veces me concedías y me colmaban de esperanzas”. La miró, parecía dormir un sueño tranquilo. Se acercó a sus labios ya lejanos, un beso manso de impulso fatigado, de un crepúsculo sin tregua. Lloró por largo rato, un lamento triste tan lejano de aquellos momentos felices que habían compartido tantas veces. Se alejó sin decir palabra, sin ruido, cuidando sus pasos temerosos, su respiración apenas perceptible, su nostalgia ya vencida, su muerte inevitable ya anunciada.