13118_2

Narración: Trances, un cuento de Woody Allen

Creo que ha quedado claro en los últimos meses, que me gusta mucho narrar  (jaja),  es un proyecto que tenía guardado desde hace ya tiempo y que gracias a este blog y a la maravillosa existencia de Ivoox pude llevar a cabo, ha tenido buena acogida, lo que me hace muy feliz  y también el hecho de que ya tengo un micrófono (por fin se escucharán mejor) Así pues, en cuando a la narración, pocas disfruto tanto como las humorísticas y sin duda alguna, Woody Allen se lleva las palmas, sus relatos son cortos, divertidos, inteligentes, sarcásticos y con un humor negro que a todo le queda bien,  sus historias me brindan mucha libertad en cuanto a realización, así que sin más dilación este cuento se llama trances, ya lo había publicado por aquí y me gusto tanto la simplicidad de tal que decidí  narrárselos, espero lo encuentren tan divertido como yo.



Escuchalo aquí:

Ir a descargar


 

Saludos, F28C775CFEC6B1CE06A3309033F3CAE6

Woody Allen

Woody Allen resumido en frases

Woody Allen es para mí de esas personas geniales en muchos sentidos, cuando leo un cuento de él, sé de antemano que me gustará y me emocionará, sus personajes son tan hilarantes que rayan el absurdo y los imposibles. Definitivamente de mis humoristas favoritos, les invito a leer sus cuentos, les aseguro que por lo menos 1 les gustará.

Ahora bien, les comparto algunas frases, que a mi gusto capturan su esencia en gran medida:


-“¿Es sucio el sexo? Únicamente si se hace bien.”


-“Te quiero contar una historia tremenda acerca de la anticoncepción oral: le dije a esa chica que si quería hacer el amor conmigo y me dijo que no.”


-“El sexo sin amor es una experiencia vacía. Pero como experiencia vacía es una de las mejores.”


-“El dinero es mejor que la pobreza, aunque sólo sea por razones económicas.”


-“La diferencia entre la muerte y el sexo es que la muerte es algo que puede hacer uno solo y sin que nadie se ría después de ti.”


-“Mis padres no solían pegarme; lo hicieron sólo una vez: empezaron en febrero de 1940 y terminaron en mayo del 43.”


-“Soy lo suficientemente feo y lo suficientemente bajo como para triunfar por mí mismo.”


-“Sólo existen dos cosas importantes en la vida. La primera es el sexo y la segunda no me acuerdo”.


-“Unos se casan por la Iglesia; otros, por idiotas”.


 -“Masturbarse es hacer el amor con la persona que más quieres”.


-“No solo de pan vive el hombre. De vez en cuando, también necesita un trago”.



¿Cuál es su favorita?

1257061

Cuento: Trances, Woody Allen

De un tiempo para acá he comenzado a lee a Woody Allen, si no lo han leído, les dejo  continuación una muestra de su trabajo.
Sir Hugh Swiggles, el escéptico, relata una interesante experiencia espiritista:
Nos hallamos en casa de Madame Reynaud, la conocida médium, quien ordena que nos sentemos todos alrededor de la mesa y cogidos de la mano. El señor Weeks no logra contener una risita, y Madame Reynaud le golpea en la cabeza con un tablero Ouija. Se apagan las luces, y Madame Reynaud intenta ponerse en contacto con el marido de la señora Marple, qué falleció en la opera al incendiársele la barba. Lo que sigue es la transcripción exacta:
Sra. Marple. – ¿Qué ve usted?
Médium. – Veo a un hombre de ojos azules y sombrero con un molino de papel.
Sra. Marple.-¡Ése es mi marido!
Médium. – Su nombre es… Robert. No… Richard…
Sra. Marple. -Es…Quincy.
Médium. – ¡Sí, eso es!
Sra. Marple. – ¿Qué más puede decirme?
Médium. – Es calvo, y acostumbra a ponerse hojas en la cabeza para que nadie se dé cuenta.
Sra. Marple. – ¡Sí! ¡Exacto!
Médium. – Por alguna razón, lleva algo… un solomillo de cerdo.
Sra. Marple. – ¡El regalo que le hice por su cumpleaños! ¿Puede hacer que hable?
Médium. – Habla, espíritu. Habla.
Quincy. – Claire, soy Quincy.
Sra. Marple. – ¡Oh, Quincy! ¡Quincy!
Quincy. – ¿Cuánto tiempo pones el pollo en el horno para que se haga bien?
Sra. Marple. – ¡Esa voz! ¡Es él!
Médium. – Que todos se concentren.
Sra. Marple. – Quincy, ¿qué tal te tratan?
Quincy. – No mal del todo, aunque tardan cuatro días en traerte la ropa limpia de la tintorería.
Sra. Marple. – Quincy, ¿me echas de menos?
Quincy. – ¿Eh? Oh, ejem, claro. Claro que sí, chica… Tengo que irme.
Médium. – Le estoy perdiendo. Se desvanece…
Considero que esta sesión satisface los tests más exigentes de credibilidad, con la pequeña excepción del fonógrafo descubierto bajo las faldas de Madame Reynaud.
No cabe duda de que algunos de los acontecimientos registrados en sesiones espiritistas son auténticos. ¿Quién no recuerda aquel famoso incidente en la residencia de Sybil Seretsky, cuando un pez de colores cantó «Tengo ritmo», una de las melodías favoritas de su sobrino recientemente fallecido? Pero tomar contacto con los muertos resulta difícil en el mejor de los casos, por cuanto la mayoría de los difuntos se muestra reacio a tomar la palabra, y los que se deciden a ello parece que tosen y carraspean antes de entrar en materia. El autor ha visto personalmente cómo una mesa se levantaba, y el Dr. Joshua Fleagle, de Harvard, presenció una sesión en la que una mesa no sólo se levantó sino que presentó disculpas y se fue a dormir.
woody-allen1-1024x576

Narración Oral. Fiesta de disfraces, un cuento de Woody Allen

Buen día, hoy les comparto esta narración de uno de mis cuentos favoritos, en este caso del gran Woody Allen, espero lo disfruten tanto como yo.

http://www.ivoox.com/fiesta-disfraces-cuento-woody-allen_md_9747682_wp_1.mp3″ Ir a descargar

Gracias por escuchar