Reseña de: Lilus Kikus, Elena Ponitowska

Buen día para todos, el pasado 2 de abril se celebró el día internacional del libro infantil y

gra_10

Ilustración de Leonora Carrington

juvenil, celebrado desde 1967, coincidiendo pues con la fecha de nacimiento del escritor danés “Hans Christian Andersen”. Y, sin proponérmelo del todo recién finalice un libro perteneciente a este género, hablo de Lilus Kikus escrito por Elena Poniatowska en 1954 e ilustrado por la afamada pintora Leonora Carrington, no soy muy asidua a leer libros infantiles o juveniles, aunque cuando los leo, normalmente los disfruto; si he de elegir prefiero las historias narradas a través de voces infantiles que las que tienen un narrador adulto. En fin, solo tenía conocimiento de que este libro era de cuentos y dado mi gusto por la escritora lo leí, no me gustó tanto como esperaba, quizá por mis altas expectativas y por lo que he leído previamente de ella, empero, vamos con la reseña.


banner6



Título: Lilus Kikus   Año: 1954   Autor: Elena Poniatowska   Ilustrador: Leonora Carrington   Páginas: 40

-Comprálo aquí en español-



 

587Hace muchos años, tal vez trece o quizá un poco menos, apareció un libro de sueños: los tiernos sueños de una niña llamada Lilus Kikus para quien la vida retoñó demasiado pronto. Lilus sabía poner orden en el mundo sólo con estarse quieta, sentada en la escalera espiral de su imaginación, donde sucedían las cosas más asombrosas, mientras con los ojos mira cómo se esfumaba el rocío y un gato se mordía la cola o crecía la sonrisa de la primavera. Luego, de pronto, sentía que los limones estaban enfermos y que sólo inyectándoles café negro con azúcar podía aliviarlos de su amargura. Pero Lilus era también endiabladamente inquieta: corría a preguntarle a un filósofo si él era el dueño de las lagartijas que tomaban el sol afuera de su ventana. También divagaba en cómo hacerle a Dios un nido en su alma sin cometer adulterio e investigaba con su criada Ocotlana de qué tamaño y sabor eran los besos que le daba su novio.

Todo en este libro es mágico y está lleno de olas de mar o de amor como el tornasol que sólo se encuentra, tan sólo en los ojos de los niños.

Juan Rulfo

Este librito está lleno de imaginación por parte de la autora, nos narra de una forma bastante poética (característica de Elena) el paso de la niñez a la pubertad, las preguntas que se hace una niña y las respuestas poco convencionales que se da, si bien es un libro infantil, puede leerse fácilmente y sin menor prejuicio por individuos de cualquier edad, tiene toques de realismo mágico que consiguen una sonrisa y capítulos especialmente divertidos.e414201

Como gran parte de las obras de esta autora, se puede leer entre líneas una especie de crítica social de la época de un México contemporáneo de mediados de siglo, el tipo de sociedad que prevalecía, las ocupaciones y preocupaciones de los niños y el destino usual en muchas ocasiones de las niñas en edad casadera (preparación para el matrimonio temprano).

gra_6

Ilustración de Leonora Carrington.

Este es un libro qué si bien no me gusto del todo, ni fue lo que esperaba, se lee rápido y es muy inventivo, tiene unas cuantas ilustraciones en lápiz de Leonora Carrington que le dan un toque especial de historia infantil. Es, por tanto, un libro muy curioso que puede ser un excelente obsequio para los pequeños del hogar.

3/5

 

Anuncios

Narración oral: El mismo día, cuento de Elena Poniatowska

Hoy les dejo la narración de un brevisímo cuento de Elena Poniatoswska que se incluye en el libro: De noche vienes, espero les guste. Gracias por escuchar. Gabriela.

Ir a descargar

Narración oral: Estado de sitio, un cuento de Elena Poniatowska

Este cuento tiene una intensidad y una desesperación únicas, un cuento corto que transmite mucho, espero les guste escucharlo, les espero en los comentarios.

Un abrazo, Gaby.

Ir a descargar

Autor del día: Elena Poniatowska Amor

Buena mitad de semana para todos, hoy estaba pensando en hacer una sección para este blog donde podamos compartir la vida de varios autores, así como rescatar su obra y hacer mención de los libros más solicitados de los mismos a manera de breviario. Quiero inaugurar la sección con una de mis autoras predilectas, una mujer que personalmente admiro en su vida y obra.

“A los 20 años de edad me hubiera gustado saber lo que sé ahora, pero desgraciadamente uno aprende con el tiempo, con los trancazos, con los libros y con la edad te vuelves también más vulnerable y más crítico, más autocrítico: cuando eres joven te lanzas como los cachorros, pero a esta edad ya te fijas, analizas los riesgos.” 

-Elena Poniatowska

Historia de vida:

queridoHelène Elizabeth Louise Amelie Paula Dolores Poniatowska Amor nació el 19 de mayo de 1932; su madre, Paulette, nació en 1913 en París, hija de una familia porfiriana exiliada tras la revolución. En París se casó con otro exiliado, el heredero de la corona polaca Jean Evremont Poniatowski Sperry, y en París nacieron Helène y Sofía, a quien todos llaman Kitzia. Heredó el título de princesa de Polonia, aunque ella misma afirma que le importa muy poco y no frecuenta a su familia europea, que la llama “La Princesa Roja”.

En 1941 Paulette huyó de la Segunda Guerra Mundial con sus hijas. Mexicana por herencia, decidió refugiarse en este país. El padre de Elena, que se había alistado en el ejército francés combatió en la guerra hasta que terminó y fue a reunirse con su familia. En 1947 nació Jan, el tercer hijo del matrimonio. Su padre fundó los laboratorios Linsa, donde Elena trabajó como secretaria por un corto tiempo, pero los laboratorios se hundieron y abrió entonces un restaurante, con el que tampoco tuvo éxito.

“Siempre pienso que fallé y luego creo que, a lo mejor, no hay que dedicarle tanta pasión a la literatura, pero es como una droga. La literatura y el periodismo son una droga, que te agarran y no te sueltan. Por eso, ahora pienso que lo primero en mi vida son mis hijos y mis nietos. Y después todo lo que es el trabajo, el periodismo y el deseo de que le vaya mejor a mi país.” 

-Elena Poniatowska

Destinada en principio al matrimonio con un príncipe europeo, Elena decidió sin embargoElena dedicarse al periodismo. En 1953 empezó a trabajar en el Excelsior escribiendo crónicas de sociales que firmaba como Helène.

Un año permaneció en Excélsior, y de ahí pasó a Novedades, donde se ganó un público que la seguía gracias a sus textos impredecibles. En 1955 publicó su primera novela, Lilus Kikus. También nació Emmanuel, su primer hijo.

En 1965 envió a Novedades una serie de crónicas en que cuestionaba el sentido de moral establecido, el de justicia y, en general, el absurdo de la vida. Su relación con el dibujante Alberto Beltrán, socialista férreo, vino a afianzar este modo nuevo de pensar y de sentir. Elena adquirió un compromiso con México. Con Beltrán publicó Todo empezó en domingo, crónicas de los paseos dominicales de los marginados.

“Estoy agradecida por ser una mujer afortunada. Percibo el cariño de la gente, tengo tres hijos y 10 nietos, unos seres humanos muy completos y generosos. Vivo rodeada por una iglesia, la de San Sebastián, un limonero, dos jacarandas y muchas flores”.

-Elena Poniatowska

En 1968 contrajo matrimonio con el astrofísico Guillermo Haro, con el que tuvo dos hijos: Felipe y Paula. En esa época decidió legalizar su nacionalidad mexicana. Elena escribió ese mismo año un reportaje sobre la tragedia de Tlatelolco que Novedades no quiso publicar, ni publicó tampoco su entrevista con Oriana Fallaci, herida durante el incidente. Meses después murió su hermano Jan en un accidente automovilístico. Su padre, completamente desmoronado, murió en 1979.

Elegido presidente Luis Echeverría, secretario de Gobernación durante el sacrificio de 1968, concedió el premio literario Xavier Villaurrutia a Elena Poniatowska en 1971 por La noche de Tlatelolco, pero ella lo rechazó. En 1979 recibió el Premio Nacional de Periodismo. Cronista del terremoto del 85 y del conflicto de Chiapas, sigue compaginando su labor periodística con la literaria. En 1992 publicó una novela que le llevó diez años escribir, Tinísima, e inmediatamente se puso a trabajar en Luz y luna, a la que le siguió T. Tauri. Aunque padece de una insuficiencia biológica que le produce continuas depresiones, Elena dedica buena parte de su vida a escribir novelas, cuentos, poemas, artículos, entrevistas y sobre todo prólogos y presentaciones de libros. Vive en Chimalistac con sus dos hijos menores, los gatos Silvana y Gazpacho, la perra Loba y una fila interminable de visitas.

Es doctora Honoris causa por la Universidad de Sinaloa, por la de Toluca, por la de Columbia ( Nueva York) y por la de la Florida en Miami, pero el título del que se siente más orgullosa es el de abuela.

En 2011 gana el Premio Biblioteca Breve con la novela Leonora y dos años más tarde se convierte en la cuarta mujer en obtener el prestigioso Premio Cervantes.

Tomado de:  http://escritoras.com/escritoras/Elena-Poniatowska

Obra más reconocida (muestra):

  • Tinísima
  • La noche de Tlatelolco -reseña aquí-
  • Querido Diego, te abraza Quiela -reseña aquí-
  • Hasta no verte, Jesús mío
  • El tren pasa primero
  • Lilus Kikus
  • La piel del cielo
  • Dos veces única

Cuentos (Algunos):

 

 

La noche de Tlatelolco por Elena Poniatowska

x

Este libro… este tipo de libros en especifíco, son el tipo de libro que duele leer, vamos que no he leído demasiados así, sino mal recuerdo quizá que sea el primero, en muchos años.

-Comprálo en español, aquí-

Seguir leyendo